Faros Inteligentes Ford

La visibilidad nocturna, con el paso de los años, el aumento de la velocidad en los vehículos, el cambio del entorno y la importancia que adquiere la seguridad vial en nuestros días, se ha convertido en una cuestión prioritaria para los ingenieros de investigación de iluminación de Ford.

Las nuevas tecnologías aplicadas también a los faros de los coches, han logrado que los conductores en la actualidad se sitúen en la era de las luces si comparamos la conducción nocturna de hoy con la iluminación utilizada por nuestros antepasados para visualizar el camino durante la noche.

Desde los conductores del Ford T, primer vehículo de la compañía fabricado en cadena del que vendieron entre los años 1908 y 1927 más de quince millones coches, que para salir a carretera durante la noche tenían que prender lámparas de carburo hasta los usuarios de hoy, se ha recorrido un gran camino en investigación de iluminación para llegar a los luminosos faros Xénon y Led que acompañados de la mejor tecnología son capaces incluso de detectar obstáculos y hacer frenar el vehículo de forma automática.

Los nuevos métodos de iluminación están pensados para adaptarse al medio y a la velocidad. Es evidente que los nuevos conductores tienen la posibilidad de conducir mucho más rápido que los usuarios del Ford T, pero al igual que los modelos han sufrido importantes cambios y renovaciones, respecto a la tecnología aplicada en los faros hoy nos beneficiamos de diseños capaces de difuminarse al borde del patrón del haz de luz para que los objetos escondidos tras la oscuridad se vayan viendo de forma progresiva y no de golpe como ocurría años atrás.

Ford en sus últimas renovaciones ha incorporado al Mustang faros de Xénon que triplican la potencia de las lámparas halógenas y producen una luz mucho más brillante que la amarillenta de los faros halógenos. Otros modelos como el Ford Edge se presentan con increíbles faros de Led en su parte delantera.

El próximo objetivo de los ingenieros de Ford es el desarrollo de una nueva tecnología de iluminación con la que conseguir que el conductor preste mayor atención a posibles obstáculos como: ciclistas, peatones o animales. Para ello se utilizará una cámara de infrarrojos capaz de detectar obstáculos a distancias de más de cien metros.

Gracias a los ingenieros de investigación de iluminación de Ford hemos salido de las tinieblas, teniendo en cuenta la gran diferencia que han supuesto estos avances en tecnología de iluminación, respecto a comodidad en la conducción y lo que es más importante en materia de seguridad vial.

Se podría decir que estos avances tecnológicos nos han transbordado del carburo al Led consiguiendo una iluminación nocturna muy similar a la luz del día.