La historia de Henry Ford:

Henry Ford nació en Michigan, el 30 de Julio de 1863 en una pequeña población llamada Dearborn y fallece el 7 de abril de 1947. Hasta los 17 años, edad en la que decide trasladarse a Detroit, vive con sus padres en una granja. En Detroit Henry Ford trabaja como ayudante mecánico en un taller y 15 años más tarde en 1985 fabrica su primer vehículo, un prototipo que alcanza los 32 km/h.

Para Detroit la llegada de este innovador creador, fue sin duda el motor que impulsó el progreso de la ciudad, que creció de la mano de Henry Ford, como así atestigua la cantidad innumerable de carteles con su nombre que encuentran por toda la localidad, a pesar de que el intenso frío y nieve de Detroit junto con el área industrial sin actividad y la casa en la que Henry Ford pasó su horas pensando la manera en la que multitud de personas pudieran moverse en un automóvil a un precio asequible se hallan convertido en un lugar solitario tras su marcha.

En 2008 la ciudad de Detroit es golpeada fuertemente por la crisis económica que percutió a EEUU, ya que muchos de sus habitantes eran empleados en la industria del automotriz, motivo por el que la ciudad le añora y extraña sus ideas de crear coches para todos los bolsillos y que sus empleados estén lo mejor remunerados posible.

Ford era un hombre muy tenaz y paciente en todos los ámbitos de su vida. Su minuciosidad le llevó a utilizar ladrillos traídos únicamente de Inglaterra para la construcción de su casa en la que convivía con su esposa Clara Bryant.

Henry Ford fue un hombre adelantado a su época que consiguió hacer realidad lo que su privilegiada mente imaginaba. Algunas de sus frases épicas, que han quedado para la historia, nos pueden hacer entender el porqué de su éxito: “El entusiasmo es lo que hace que la esperanza brille como las estrellas”, “No hay ningún hombre vivo que no sea capaz de hacer más de lo que cree que puede hacer”.

Para el mundo empresarial el impacto causado por Henry Ford resulta enorme. A nivel laboral fue capaz de predecir algunas medidas que con el paso de los años han ido cogiendo mayor importancia como: clases de inglés para empleados inmigrantes, tenía la idea de que las personas debían hablar más de un idioma o la creación de empleo para personas discapacitadas tanto física como mentalmente, así como un salario justo para sus empleados.

Con su mentalidad de que todo lo que su cabeza fuera capaz de imaginar era posible, tras unos años trabajando como ingeniero en Edison, no dudó en dejar este magnífico puesto para con cuarenta años volver a sus inicios en el taller mecánico y poder realizar el sueño de fabricar su automóvil. Diez años después lograba producir el primer vehículo en cadena el Ford T, automóvil de bajo coste que adquirieron millones de estadounidenses.

El éxito de su creación el Ford T en color negro, se debe a que Henry Ford se percató que el secado de la pintura negra, traída desde china, era mucho más rápido que en otros colores, lo que permitía una producción más rápida y eficaz. Con gran ingenio comercial creó un eslogan “Usted puede pedir un Ford del color que quiera, siempre que sea negro” consiguiendo así llenar las calles con su obra el Ford T negro.

Tras éste gran éxito su notoriedad en el mundo del automóvil adquirió gran importancia a la vez que sus ingresos crecían de manera imparable. Su vertiginosa subida al éxito hizo que en ocasiones se tuviera que defender de acusaciones que le tildaban de ignorante explicando que sus triunfos como empresario no pasaban por que el supiera de todo, sino que había sabido rodearse de personas que le complementaban para conseguir que la compañía se colocara en el puesto que estaba.

En 1918 Henry Ford pasa la presidencia de la compañía a su único hijo Edsel, aunque mantuvo su autoridad para la toma de algunas decisiones. El prematuro fallecimiento a los 49 años de Edsel Ford a causa de cáncer de estómago, propició que la presidencia quedara vacante, Henry Ford pretendía que este puesto fuera ocupado por su socio durante muchos años Harry Bennett, pero la viuda de Edsel que había heredado el derecho de voto de su esposo quería que fuese su hijo Henry Ford II quien tomara las riendas de la empresa. Durante 2 años Henry Ford volvió a asumir la presidencia de la compañía, años estos difíciles en los que la empresa perdió muchos millones de dólares.

En 1945 la mujer y la nuera de Henry Ford presionan para la decisión de dimisión de Henry Ford pues el estado de senilidad del presidente era evidente. A partir de entonces asume la presidencia su nieto Henry Ford II.

henry ford t

Durante sus últimos años Ford vivió en Fair Lane, esta ciudad le tiene que agradecer su última gran aportación. La ciudad quedó muy afectada tras una inundación que provocó el corte del suministro eléctrico en todas las casa. Henry Ford se echó a la calle tomó nota y pasó las instrucciones concretas con las obras necesarias que se debían acometer. Estas instrucciones salvaron la ciudad.

Henry Ford transformó la industria del automóvil y fue un visionario que siempre estuvo por delante de su época.